¿Alguien sabe realmente los riesgos que corre al contratar un servicio como WhatsApp para su dispositivo móvil? Si, es muy útil porque te permite estar en contacto con quien quieras de una forma rápida y sencilla, pero hay muchas cosas que averiguan de ti y no lo sabes.

Todo lo que la aplicación puede saber de ti

Una vez que se instala la aplicación en el móvil es cuando comienza la pesadilla para algunos usuarios. Para empezar, nada más dar de alta al servicio ya se está dando a la empresa de la aplicación una enorme cantidad de información, tales como tus datos personales, el número de teléfono o tu ubicación gracias al GPS del teléfono. Pero no es lo único, sino que además accede a tu lista de contactos de los cuáles también adquiere toda la información.

¿Crees que la aplicación se actualiza de forma periódica porque si? No, todo es una estrategia para ir consiguiendo más números y más información de los nuevos números que vas incluyendo en tu teléfono. Y como en esos números das información sobre el contacto (dirección, correo electrónico, nombre real…) acceden a toda esta información de una forma legal de la que no te puedes quejar ni protestar.

WhatsApp sabe muchas cosas de ti sin que te des cuenta

Pero esto no es lo único. Cada vez que utilizas tu teléfono móvil para navegar por internet, la compañía recopila toda la información sobre tu IP, el navegador que usas, a que páginas entrar o en que orden lo haces. Igual todo esto no te parece mucho, ¿no?

Pues aún hay algo más: todo lo que compartes a través de la app es almacenado en los servidores de la compañía y tiene todo el derecho el mundo a usarlo sin tu consentimiento. Fotos, vídeos… todo lo que compartas puede ser utilizado por la compañía para lo que quieran y en ningún momento podrás protestar por ello.

Dejar respuesta