No existe nada peor que ir a un restaurante a comer pero que luego no seas capaz de elegir lo que quieras. A veces uno se deja guiar por las recomendaciones del camarero o del empleado del local, pero este no siempre acierta. No obstante, en China han inventado una forma original de conseguirlo.

De momento es una tecnología solo disponible en China

Los que han puesto en marcha este pequeño proyecto ha sido la cadena de comida rápida KFC, instalando en uno de sus locales una tecnología que escanea la cara de los clientes, y en base a los datos que obtienen, les sugiere un determinado menú. Esta tecnología de momento está disponible en China, pero pronto esperan poder transferirla al resto de tiendas de la firma.

Se trata de un pequeño experimento instalado en el restaurante de la cadena en el barrio financiero de Pekín, y que lleva unas semanas en funcionamiento. Ha sido desarrollado por la empresa Baidu, conocida por sus servicios de búsqueda en Internet.

“Cuando un cliente entra en el restaurante, el sistema puede, según la cara del cliente, adivinar que edad tiene, si es hombre o mujer y analizar su carácter, de esta manera puede recomendar el menú más indicado para él”, comentó el ingeniero Qiao Shi.

Un sistema de reconocimiento que sabe lo que quiere un cliente por su cara

Ante la pregunta de que tipo de menú está relacionado con que tipo de cara, la compañía no ha querido decir nada al respecto. Lo único que han dicho es que el programa determina lo que le puede gustar a una persona usando diversos factores.

Lo que si que la Inteligencia Artificial no es capaz de detectar, de momento según sus creadores, es la masa corporal del cliente a la hora de recomendarle un menú u otro, lo que algunas autoridades de salud consideran que es peligrosísimo.

Dejar respuesta