El casarse ha pasado de ser el gran sueño de muchos a convertirse en un deseo secundario. Pero, ¿por qué? ¿Significa que la gente ya no se quiere como antes? ¿Por qué la gente ya no se casa delante de un altar como se ha hecho siempre? La explicación resulta bastante sencilla.

No hay que tener un papel para quererse

Algunas personas dan su opinión del motivo por el que la gente ya no se casa tanto como antes, pero si se mira la situación actual de las familias, ¿existe realmente una razón para decir el “si quiero”?

Una boda siempre supone un gran gasto, especialmente cuando se quiere realizar a través de la santa madre Iglesia. Y es un gasto que no todo el mundo esta dispuesto a asumir. Un gasto que en ocasiones les lleva a pedir un gran préstamo, pues el precio de la boda es tan cara, que no pueden hacer frente al gasto del que será el “día más importante de su vida”.

La institución del matrimonio ya no es tan importante para las parejas

Pero la principal razón del descenso de las bodas es porque ha cambiado la mentalidad de la gente. “Si nos queremos, ¿por qué tenemos que casarnos para demostrarlo?” Es el pensamiento que prima en la sociedad moderna. Casarse no es más que un papel que ata a dos personas. Y que luego cuesta mucho de romper, puesto que España es uno de los países en donde hay más divorcios. Casi seis de cada diez parejas acaban divorciándose, lo que supone otro gasto.

Otros deciden buscar alternativas a la boda, como es declararse como Pareja de hecho. No tienen los mismos derechos y obligaciones tal y como marca la institución del matrimonio, principalmente impulsada por la Iglesia, pero a muchos les basta. De ese modo, tras solo llevar dos años viviendo juntos, pueden firmar un papel que, en el caso de haber problemas en un futuro, es mucho más fácil de romper.

Dejar respuesta