Durante toda su campaña electoral Donald Trump se ha caracterizado por aparecer en los medios lanzando mensajes que no han gustado mucho a los norteamericanos. Y tras tener varios enfrentamientos con oriente, ahora la guerra la tiene en su propio país, porque su día de investidura no ha quedado libre de ataques.

Muchos manifestantes en contra de Trump

Tras su discurso de investidura, en el que ha dejado claro que va a cumplir todas las amenazas que lanzó durante su campaña electoral, comenzó un desfile en horno al 45º Presidente de los Estados Unidos en Washington, que nos e pudo librar de los contrarios a Trump.

Por un lado, un grupo de manifestantes formaron cadenas humanas en los accesos a la calle principal por donde pasaba el desfile dedicado al Presidente, evitando que los que querían asistir al mismo no pudieran llegar. Aunque la policía intentaba permitir el acceso de forma pacífica, no les era posible. “Trump no es mi presidente”, “No a Trump”, “No a un EEUU fascista” son algunos de los gritos de los manifestantes que se oían en las cadenas humanas.

Donald Trump es el presidente menos querido de la historia en Estados Unidos

Al final los policías tuvieron que intervenir para poder permitir los accesos a aquellos que querían simplemente disfrutar del desfile y dar la bienvenida a su nuevo Presidente. Pero el problema no eran solo las cadenas humanas, también se habían camuflado algunos protestantes entre los simpatizantes de Trump, lo que ha terminado con peleas entre ambos bandos.

Trump, que ya se encuentra sentado en el despacho oval de la Casa Blanca, ha llegado al poder siendo el presidente menos valorado de toda la historia de los Estados Unidos de América, y estando rodeado de grandes polémicas durante toda su campaña y el tiempo que tardó en llegar su investidura.

Dejar respuesta