¿Quiénes son los más afectados por la situación en España? ¿Son los parados? ¿Son los autónomos que intentan sobrevivir como pueden? No, hay un sector que por norma general se deja de lado y que muchos olvidan puesto que no forman parte de la población activa del país. En efecto, son los pensionistas, quienes van a sufrir mucho este 2017.

La inflación les va a perjudicar gravemente

Como cada comienzo del año, los pensionistas a finales de enero de 2017 verán como sus pensiones han subido ligeramente, un 0,25% respectivamente, tal y como marca la ley. Pero la subida será mínima, por lo que esto les va a perjudicar mucho y supondrá una caída en su poder adquisitivo.

El año va a terminar con un IPC que estará al +1,5% según los datos que ha publicado el Instituto Nacional de Estadística el pasado viernes. Este dato se confirmará el 13 de enero de 2017, pero rara vez ha variado con respecto al primero que ha publicado.

2017 será un año muy duro para los jubilados

Por ello, el Banco de España pronostica que haya una inflación del +1,5% de cara al próximo año, mientras que las Fundaciones de las Cajas de Ahorro sitúa su previsión en ni más ni menos que un +2%.

Así pues, esta subida de los precios de alimentos tan básicos como la leche o el pan no podrá ser cubierta con la triste subida de 0,25% que sufrirán las pensiones. Los pensionistas verán como en primera vez en cuatro años pierden poder adquisitivo, como cuando comenzó la crisis y sus pensiones se vieron congeladas.

En los últimos años, las moderaciones de los precios ha ayudado a que los pensionistas puedan conseguir poder adquisitivo, pero con el aumento de la inflación tras una leve recuperación económica va a perjudicar a familias que sobreviven gracias a la pensión no contributiva de uno de sus miembros o de las pensiones por jubilación de los ancianos de la familia.

Dejar respuesta